Confesiones

 

El sacramento de la Penitencia, o Reconciliación, o Confesión, es el sacramento del perdón, instituido por Jesucristo para realizar el encuentro entre el pecador arrepentido y el Dios misericordioso que perdona y regenera. Es, por consiguiente, el sacramento de nuestra curación espiritual, llamado también sacramento de la conversión, porque realiza sacramentalmente nuestro retorno a los brazos del Padre después de que nos hemos alejado por el pecado.

+ Celebración personal de las Confesiones: media hora antes de cada Misa y durante las misas de los domingos si hay dos sacerdotes.

+ Celebraciones penitenciales comunitarias: en momentos puntuales de la catequesis.